¿Cómo se reparte una herencia entre cónyuge e hijos en Argentina?

0
Cómo se reparte una herencia entre cónyuge e hijos en Argentina

Cómo se reparte una herencia entre cónyuge e hijos en Argentina

La gestión de una herencia puede ser una cuestión delicada y difícil para cualquier familia, sobre todo cuando se trata de repartir los bienes entre el cónyuge superviviente y los hijos. En Argentina, como en la mayoría de los países, existen normas específicas que rigen el reparto de los bienes de una persona fallecida. Esto es lo que debes saber sobre el reparto de herencias en Argentina.

También te puede interesar:Cómo saber si sacaron un crédito a mi nombre en Argentina¿Cómo saber si sacaron un crédito a mi nombre en Argentina?

👉 El marco legal de las herencias en Argentina

En Argentina, el derecho de sucesiones se rige por el Código Civil, que establece que los bienes de una persona deben repartirse entre sus herederos, independientemente de que haya o no testamento. Las normas que rigen la herencia varían en función de si la persona fallecida estaba casada, tenía hijos o era soltera.

👉 Distribución de la herencia cuando la persona fallecida estaba casada y tenía hijos

Cuando una persona casada y con hijos fallece en Argentina, sus bienes se distribuyen según una fórmula específica establecida por la ley. En este caso, la herencia se divide en dos partes: la legítima y la de libre disposición.

También te puede interesar:límites de las tarjetas de crédito en Argentina¿Cómo entender los límites de las tarjetas de crédito en Argentina?

La legítima está destinada a los herederos legítimos del fallecido, que en este caso, son su cónyuge e hijos. El Código Civil establece que el cónyuge y los hijos heredarán cada uno una parte de la legítima, recibiendo el cónyuge la mitad de la legítima si no hay más de cuatro hijos y dos tercios si hay cinco o más hijos. La parte restante de la legítima se divide a partes iguales entre los hijos.

La segunda parte de la herencia, la parte de libre disposición, puede ser asignada por la persona fallecida mediante testamento. En este caso, la persona puede distribuir sus bienes como considere oportuno, sin tener que cumplir las normas de la legitima. Sin embargo, el testamento no puede violar los derechos de legítima de los herederos legales.

También te puede interesar:Abogado ESPECIALISTA EN SUCESIONES¿Que hace un Abogado especialista en sucesiones?

👉 El papel del cónyuge en el proceso de distribución de la herencia

En Argentina, el cónyuge supérstite tiene un papel único en el proceso de distribución de la herencia. El cónyuge tiene derecho a heredar el usufructo de la totalidad de los bienes de la persona fallecida, incluida la legítima. Esto significa que el cónyuge puede usar y disfrutar de los bienes de la persona fallecida, aunque no puede poseerlos ni venderlos. El usufructo finaliza cuando fallece el cónyuge supérstite, o si se vuelve a casar. Es importante señalar que el usufructo no es un derecho, sino un beneficio que se concede al cónyuge supérstite. El cónyuge puede renunciar al usufructo si lo desea, en cuyo caso recibirá la parte de la herencia que le corresponda como heredero legal.

👉 Cómo gestionar las disputas sucesorias en Argentina

Las disputas sucesorias no son infrecuentes en Argentina, sobre todo cuando hay conflictos entre el cónyuge supérstite y los hijos. En estos casos, las partes pueden optar por recurrir a un notario o a un abogado para resolver la disputa. Cuando no queda más remedio que iniciar un proceso judicial para resolver la disputa, el tribunal examinará las pruebas presentadas por ambas partes y tomará una decisión. En estos casos, es esencial contar con un abogado cualificado que pueda ayudar en el proceso judicial.

También te puede interesar:Abogado especialista en HERENCIAS¿Qué hace un Abogado especialista en herencias?

Cómo se reparte una herencia entre cónyuge e hijos en Argentina

En síntesis, la distribución de la herencia puede ser un asunto complejo y emotivo para cualquier familia. Sin embargo, en Argentina, el marco legal proporciona directrices claras sobre cómo deben repartirse los bienes entre los cónyuges y los hijos. Si comprenden estas normas, las familias pueden evitar disputas y asegurarse de que los bienes de sus seres queridos se reparten de forma justa y conforme a la ley.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *